Allende Sierra. Guadalix

Este fin de semana pasado, algunos de los socios del CD. Sexmeros no se han quedado en el sofá de casa calentitos mirando la Tv….

Guadalix_Sexmeros_007El sábado… los dos titánes Jarri & Wandar se fueron hasta tierra madrileña, para disfrutar de la bici en Guadalix, según su testimonio…. frío, barro, nieve, y muchas risas. Aquí os dejamos su crónica…

“El dolor se termina, las heridas curan, el agua y el sudor se secan, el barro se limpia, el cansancio se acaba…pero hay algo que nunca desaparecerá: la satisfacción de haberlo logrado.” El reto de hoy? El recorrido del Open Madrid Maratón XMC celebrado el 24 de Enero de 2016 en San Agustín del Guadalix, con 60kms y 1200m de desnivel positivo.

Llevaba días seguidos lloviendo. En Segovia, cuando Wandar vino a buscarme con la furgo seguía cayendo y por Navacerrada puerto llovía a mares…pero algo me decía que por San Agustín del Guadalix puede que no lloviera…tanto. Nada más llegar y bajar de la furgo nos alegramos del día que hacía: nublado pero no parece que fuera a llover, al menos en las próximas horas. Temperatura más que agradable (11ºC) incluso algo calurosa para ir de invierno, a los pocos kms ya me sobraron los guantes, y llevábamos las chaquetas abiertas…no es para menos, como dijo Wandar: “por cada bajada hay dos subidas”.

En la primera parte, que podemos decir que es hasta que cruzas la carretera, de casi 15kms son suficientes para entrar en calor y hasta salir quemado si no cuidas un poco el ritmo. Todo el desnivel se dificulta por la cantidad de barro y agua en toda la ruta (habrá que volver en épocas de secano). Pues bien, esta primera parte no entraña mucha dificultad técnica (sí física) si vas por pista, pero lo suyo es ir por la vereda que va a uno y otro lado de la pista. Entonces la dificultad física se aumenta y la técnica cobra el protagonismo.

El paisaje es precioso, apareciendo valles y lomas realmente de postal. Al cruzar la carretera todo se incrementa: dureza y sobre todo técnica. Se alternan continuamente las subidas y las bajadas, no hay apenas partes llanas para poner un ritmo, son cambios explosivos de ritmo, de potencia, donde salvar rampones de gran desnivel, con mucha piedra suelta, raíces, saltos, piedra que cruza todo el ancho del camino, mojada o con agua corriendo,…hay bastantes puntos donde practicar el empujabike. A veces nos envolvía la niebla de repente…y de la misma forma nos abandonaba. A veces casi veíamos el sol, otras nos empujaba un fuerte viento, el mismo que al girar nos frenaba.

El agua del camino nos frenaba bastante, las ruedas agarraban más de lo normal, pero el barro no se pegaba apenas a la bici, ni a las ruedas. Tuve un problema con el guardabarros trasero y tuve que terminar de arrancarlo y llevarlo en la mochila (para no tirarlo en medio del campo. Recordad niños: en el campo la única huella que podemos dejar es la de nuestros neumáticos). Esto hacía que en las subidas, no me dejara poder subir mucho la cabeza. Las subidas eran interminables y superando el número de bajadas, que eran cortas, pero llegados al km 33,5 llegó la diversión: bajadas largas, serpenteantes a veces, muy técnicas otras tantas, de gran desnivel también en otras, entre vegetación cual pasillo estrecho de un tren, con grandes charcos, saltos…y hasta una mini laguna de 50m y 30-40cm de profundidad donde nos había venido de lujo la piragua de Fonsi.

Aun así recuerda que la norma de esta ruta es: después de cada bajada, sea como fuere, siempre hay una cuesta muy empinada. Además, los que organizaron el trazado, se ve que se aburren mucho y se producen salidas del camino, digamos normal, girando a mano izquierda y derecha tan de repente, que es muy fácil el desviarse de la ruta (y eso que vamos con GPS) teniendo que frenar y volver atrás. Pero se agradece porque descubres sendas escondidas donde derrochar adrenalina. La satisfacción está asegurada 100%. Cuando llegas al pueblo, piensas que esto se ha acabado ya…craso error. Aún quedan 6kms de puro MTB. Una vereda estrecha, sinuosa y ascendente hasta el fabuloso Acueducto de la Retuerta (donde para brevemente a hacer unas fotos), donde se pasa por debajo de sus columnas en las que hay otros arcos mucho más pequeños a modo de puertas por las que se cabe sin problemas.

Nada más cruzarlo tienes dos opciones: ir por la pista o subir por la vereda que probará tu potencia si consigues salvar los apenas 500m sin echar ni una sola vez pie a tierra. Ruta que has de hacer, al menos, una vez en tu vida. Si es con terreno seco: mucho mejor. Sí Isma, también te enseñaremos esta ruta, pero como hay barro pá largo…sin prisa.

Guadalix_Sexmeros_017 Guadalix_Sexmeros_000 Guadalix_Sexmeros_001 Guadalix_Sexmeros_002 Guadalix_Sexmeros_003 Guadalix_Sexmeros_004 Guadalix_Sexmeros_005 Guadalix_Sexmeros_006 Guadalix_Sexmeros_008 Guadalix_Sexmeros_009 Guadalix_Sexmeros_010 Guadalix_Sexmeros_011 Guadalix_Sexmeros_012 Guadalix_Sexmeros_013 Guadalix_Sexmeros_014 Guadalix_Sexmeros_015 Guadalix_Sexmeros_016

 

WIKILOC (http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=12269944)

Powered by Wikiloc