Cañada hasta Collado y subir hasta Atalaya

6938298En una mañana fresca, después de los cambios de planes a última hora a causa de la barbarie, decidimos irnos con Antonio y unos cuantos bikers más. 17 bikers, entre Sexmeros y amigos, enfilamos la Cañada en busca de Julio, él último integrante del grupo, que no del día. La Cañada está un poco dejada, con ciertos montones de arena sin allanar ni extender; además, a causa de la lluvia y los vehículos que ruedan por ella aparecen ciertas roderas peligrosas…OJO! Tras ir tranquilos, bien agrupaditos a lo largo de la Cañada Real llegamos hasta Sotosalbos, y de aquí hasta Collado Hermoso, sin paradas para comer, cambios de ropa ni ná de ná, patapúm parriba hasta la primera cancela, donde sí que hicimos una parada para lo que cada uno quiso o pudo. Tras reagrupamiento general, las rampas siguientes nos volvieron a dividir y también el ritmo de adelante…también, también,…

El firme de esta subida está bien (de momento), solo hay que luchar contra los desniveles de las cuestas…excepto un sitio donde las máquinas trabajan arrastrando pinos. Tras un falso llano y una bajada no muy larga llegamos al punto de reagrupamiento, primero, y de despedida, después. En este punto tan solo nos quedamos 7 integrantes, mientras que el resto decidió bajar hacia el embalse del Río Pirón y más abajo la Cañada: osea, patapúm pabajo. Los siete restantes decidimos ir dirección Malangosto: osea, patapúm parriba. 6938312En una de tantas subidas, Pablo el Guaje decidió que era mejor dejarse ayudar por la gravedad que ir en contra y se piró patapúm pabajo. Y cuando uno se gira para ver los que vamos y los cuenta le salen 6, pero de repente volvíamos a ser otros 15 bikers, incluídos Sexmeros (si es que estamos por todas partes!!). Era otra grupeta que nos juntamos y compartimos camino hasta la puerta que dividió nuestra andadura: ellos para Malangosto y nosotros para Atalaya. Vino lo mejorcito del día: unas vistas espectaculares a uno y otro lado de la cuerda de esta cordillera, donde se alternaban las bajadas y las cuestas pronunciadas y con mucha grava suelta.

Lo malo son las puertas que hay que pasar y/o saltar, que te joden un poco el rollo, pero no pasa náaa, se saltan! Justo antes de llegar a la Atalaya vienen dos rampitas de apretar pero bien, de tirar de riñón, cortas pero muy duras. Arriba: reagrupamiento, vítores, qué cojonudos somos, qué vistas más cojonudas, aquéllo de allí no es mi pueblo?, aquéllo no es mi casa?…coño, Turégano!!! Tras arreglar un pinchazo, nos lanzamos patapúm pabajo, sorteando otras 5 o 6 puertas y después, poco más, cada uno para su casa. La dificultad no la pongo por la parte técnica, que es nula o muy baja si no por la dureza de la ruta, el desnivel positivo y ciertas rampas. GO SEXMEROS!!!!

 

6938322 6938324

 WIKILOC