Chuetón bike. Ituero y Lama

Nuestro socio y amigo Carlos Iglesias nos propuso una jornada gastronómico-ciclista consistente en un filetón de medio kilo por barba aliñada con una buena ruta de bici, diversión y camaradería…como para no aceptar!!

Hasta Ituero y Lama nos acercamos Armando, Guilermo P, Isma, Javi, Jose Mena, Josito, Juan Carlos, Wandar y Jarri; que, junto con Chicho y Raúl, otros dos bikers amigos de Ituero disfrutamos del menú antes mencionado.

Aunque algunos habían hecho ruta por la mañana, estuvieron encantados de darle la vuelta al culote y sacudir un poco el maillot para terminar de rematar el día encima de la bici. Era una tarde soleada, con ciertas nubes que rebajaban un poquito la temperatura, cuando empezaron a surgir inconvenientes a nuestros amigos.

Jose perdió su bici de la baca cuando iba de camino, teniendo que retroceder a por ella. La bici tuvo algunos daños, algunos menos de los que en principio apreciaron él y Josito; pero lo suficientemente importantes para que Jose tuviera que realizar la ruta con otra montura que le prestó Carlos.

Carlos, por su parte estaba inoperativo, ciclísticamente hablando, y se quedó guardando la pitanza. Jarri “muñeco de futbolín” tenía un esguince cervical, que le hacía pedalear sin poder girar la cabeza a ningún lado y, en cuanto venía una dificultad algo técnica o bache, hoyo, etc…tenía que echar pie a tierra (o aostiarse directamente…ya que estamos…).

Bueno, todo no iban a ser malas noticias: Isma llegó a las 17:06, tal y como su GPS le dijo. Con un poco de retraso empezamos a pedalear pasados 30 minutillos de la hora prevista (porque necesitábamos que el sol no se pusiera, ya que no llevábamos linternas), camino de Zarzuela del Monte. En apenas 300m empezamos la primera cuesta, tras algún tobogán, bajamos con celeridad a Zarzuela. Tras cruzar la nacional, pedaleamos por pistas anchas, luego otros algo más estrechos, con algunas partes con hierba crecida, alguna que otra puerta bien atada con cuerdas de esparto con sus siete nudos y por fin echamos el cerrojo!!!

Ya estábamos en Vegas de Matute y nos tocó pegarnos con ejércitos de pequeñas moscas revoloteando por nuestra cara en una de las mayores cuestas de la jornada. Ya hemos subido esta cuesta en otras ocasiones, solo que ahora la han arreglado y, aunque la inclinación es la misma, la dificultad técnica es nula; ya que antes el camino estaba muy roto y había que sortear pedruscos sueltos y cauces del agua al correr ladera abajo.

Una vez arriba, recuperar el aliento, papear un poco, beber, desbeber…reagrupación general y un poco para abajo. Lo justo para torcer a mano derecha y bordear el campo de gof de Los Ángeles de San Rafael, por un camino muy divertido que culmina en la Ermita de Nuestra Señora de La Losa. Un edificio religioso en ruinas.

Unos pocos kms más de este camino de toboganes y en un giro a derechas, bordeando el Cerro del Caloco, nos tocó la que sería la cuesta más larga y empinada de la tarde: Vereda de la Casilla del Doro. Camino paralelo a la Cañada Real Soriana Occidental. Culminando en la N-VI, que tras cruzarla tuvimos que cruzar otra puerta con cuerdas con sus siete nudos, más un pinchazo. Todo ello, más los inconvenientes de toda la tarde hizo que decidiéramos acortar la ruta, sin subir al Telégrafo, ya que la luz comenzaba a escasear.

Ahora tocaba un poco de diversión (menos para Isma): una bajada de las de pedalear pero de las que se alcanza buena velocidad. Y eso que teníamos al sol casi en el ocaso, dándonos de cara y sin poder apreciar el terreno por dónde íbamos, y a veces ni siquiera el camino!!

Powered by Wikiloc

Así llegamos a Navas de San Antonio. El sol se había puesto ya. Quedaban 7km y casi 20 minutos de “luz”. Pues a aligerar el ritmo!! Tras una pista ascendente (a toa castaña), vino una vereda vertiginosa zigzagueante con arena y pedruscos abundantes, más hierba alta, arbustos…lo que viene siendo MTB…tras llegar a la carretera asfaltada de la urbanización Cerca Nueva, la bici se embaló cosa mala, incluso por el camino posterior, tanto que Jarri casi prueba una pared de piedra natural en una curva…casi. Cruzamos la N-110 y en breve llegamos a Ituero.

20161001_17411320161001_181300 20161001_181605 20161001_183802

Tras acicalarnos un poco, le dimos unos meneos al jamón, para acompañar con birras, vinos y cocacolas, para ir abriendo boca al sabroso chuletón que preparó Carlos a la parrila.

Todo ello entre charlas, risas y buen rollo…porque no todo va a ser patapúm parriba y patapúm pabajo!!! Claaaaaaaaru!!!