Explorando Asturias. Capitulo 2: Alto de la Farrapona y media Rosca

Nuestra intención era terminar de hacer la Rosca de Somiedo (ya que la última vez que estuvimos en Junio no terminamos la parte de la subida y bajada al Lago del Valle).

Como tampoco nos apetecía hacer la Rosca entera, Armando y yo decidimos subir por carretera el Puerto de la Farrapona: casi 20km de puerto, casi ná.
Pero bueno, a ritmo y sin prisa llegamos desde Pola al alto de la Farrapona en 1h50′.
Eran tan sólo las 10:30 de la mañana y ya estábamos allí. La cosa iba más que bien.
Comentar que hay fuentes por el camino, así como torrentes de agua de los que beber sin problemas.
La pendiente es muy llevadera. Al final del puerto se empina un poco más pero sin problema.

Tras comer un poco nos dejamos caer por el camino ya conocido que lleva hasta el primer Lago: el de la Cueva. Foto de rigor y a seguir, por un camino de tierra roja que tiñe los neumáticos.
La temperatura es muy agradable, con aire algo fresco que ayuda a afrontar la subida de casi 1km con fuertes rampas.

Tras coronar, bajamos al altiplano de densa hierba.
Primero nos toca echar pie a tierra y empujar la bici en un tramo muy corto pero muy empinado. Luego la planicie, custodiada a ambos lados por grandes muros elevados de roca madre.
Llegamos al pilón de agua fresca. Tras apartar a las vacas vemos que apenas sale un fino hilo de agua…nos basta y nos sobra.
Paramos unos minutos a comer y admirar el Valle del Lago: hay que ir para sentirlo.

Después, bajamos por la veredita técnica como podemos: más a pie que sentados, pero nos da igual. Luego ya seguimos bajando raudos hasta la pista que sube al Lago del Valle: jodo, con la subidita!!
Sobre todo las últimas cuestas de hormigón!!!
En esta parte nos encontramos mucha gente paseando, sobre todo familias con niños.

Vemos que el Lago está bastante seco, verde y de muy mal aspecto. Armando se quedó con las ganas de meter los pies, o más bien se le pasaron echando ostias.

“Busca una sombra y paramos un poco” – me dijo Armando.

La bajada empieza por una veredita muy chula, con alguna piedra y salto que sortear pero sin mucho problema. Las mayores dificultades son la cantidad de senderistas que te encuentras, sobre todo familias, con niños y perros. No te puedes lanzar mucho porque te los tragas.
Al acabar la vereda, el terreno se vuelve ancho a la vez que rápido. Vas a la sombra y atraviesas arroyos, charcos y lodazales.
Cuidado con los senderistas!!

En breve llegamos a la pista por la que subimos, apenas quedan 10kms para llegar a Pola, pero queda lo más divertido, buenas bajadas, sin apenas gente (aunque ten cuidado y no te fies porque alguien suele haber), entre sendas, a la sombra, con pequeñas subiditas donde tienes que apretar si no quieres subir piñones.

También hay algún tramo técnico, con mucha pendiente y piedra suelta, pero es de bajada. En la mejor (o la peor, según se mire) tuvimos que parar primero y adelantar después a unos con un quad.

Pero no fue problema alguno para terminar de disfrutar de la bajada hasta Pola de Somiedo, donde le respondí a Armando:
“Aquí tienes la sombra, Armando!! Y una birra fresquita!! jajajajajaja”

La Rosca ya es Sexmera!!

TRACK en WIKILOC

Powered by Wikiloc