London to Brighton 2017

El sabado 23 de Septiembre acudí en representación del CD. Sexmeros a esta clásica marcha London to Brighton Off-Road Bike Ride, evento solidario, que organiza “British Heart Foundation” (Fundación Inglesa del Corazón) con un recorrido de 70 millas (120kms) entre las ciudades de Londres y Brighton.

Brigthon es una ciudad costera de Inglaterra, situada al sur de la isla, donde sobre todo, puedes ver gente joven por sus calles. Tiene en el paseo marítimo su famoso pier (muelle) donde encontrarás algo que te impresionará…. un auténtico parque temático como una feria llena de atracciones y donde la diversión y las risas están aseguradas para los más pequeños y para los mayores.

Esta ciudad también cuenta con un templo hindú que es una auténtica maravilla y que puedes visitar para admirar su arte y su arquitectura. Así como el recién inaugurado British airways i360, que es una torre con un mirador panorámico de 360 grados que es aterrador a la vez que una gran experiencia.

En la pasada edición de 2016, ya participé en solitario con mi querida Orbea Satellite del 2012, pero este año he podido realizar el trayecto con un buen grupo de amigos españoles, Sergio, Keny, Cris, Antonio y Aritz junto con Eliot (inglés) y Sebastian (mejicano), y pasamos un día de lo más divertido.

La organización tuvo un problema de última hora con el punto de salida y a dos días del evento nos envió un mensaje para comunicarnos que modificaban este punto a otra zona, ubicandoló en otro lugar más distante de Londres y recortando 5 millas el recorrido total. Los planes nos cambiaron un poco, pero nos las apañamos. Quedamos todos en la estación de Waterloo para tomar el tren de las 07:02am y llegar a Kempton Park sobre las 08:00 / 08:15. En mi caso, estudié el recorrido entre mi casa y el punto de salida y decidí hacerlo con la bici, aunque la distancia era de 25kms, el tiempo en llegar iba a ser similar que si lo hacía en tren desde Waterloo.

A las 08:20am ya estaba allí en Kempton Park y mis compañeros de ruta allí estaban al 50% pues el otro 50% perdió el tren de las 07:02. Esperamos a los más rezagados y nos fuimos todos juntos hasta el punto de salida, después de dejar allí en las oficinas la bolsa con la ropa de cambio. La organización se encarga de transportar nuestra mochila con ropa y calzado de cambio hasta el punto de meta para que después podamos quitarnos la ropa sucia. Aunque no disponen de los servicios de duchas o vestuarios en la meta, al menos en los baños portátiles puedes quitarte la ropa sucia y las zapatillas de ciclismo por lo que llevamos en la mochila.

El evento reune a unos 2000 o 2500 participantes, pero la organización, inteligentemente y para evitar problemas entre el tráfico, prepara la salida para que los participantes puedan empezar a las 7am. Cada 10 minutos van saliendo grupos de entre 40 y 50 participantes después de una charla con sugerencias y consejos para llegar sanos y salvos a destino.

Es cierto que hay muchos de los kilómetros de la ruta en carretera, pero los vehículos a motor tienen gran respeto sobre los ciclistas en este país. No sientes ese miedo que se respira en otros sitios cuando circulas por la carretera con la bici. Fuimos de los más rezagados, ya que la última hora de salida era a las 9, pero es que el espíritu español no nos permitía empezar antes. De esta manera, también evitabamos los posibles cuellos de botella que se suelen producir en estos eventos, por el lado contrario, empezar tan tarde también supone que en los avituallamientos no vas a encontrar todo lo que necesitas para reponer fuerzas.

Eliot, Cris y Aritz salieron como balas para hacer buen tiempo, mientras que el resto fuimos a un ritmo más suave, contando chistes, silbando y riendo un montón con las averías de turno. Fuimos parando en los avituallamientos, ayudando a los participantes que veíamos con problemas, como a una chica bien maja que era toda una guerrera al hacer en solitario los 120kms, a la cual la ayudamos a colocar correctamente la posición de su sillín. Nos fuimos cruzando con ella a lo largo del recorrido y algunos kilómetros fuimos juntos.

Los kilómetros pasaban y de vez en cuando echábamos mano al mapa/plano que la organización nos entregó para saber más o menos donde estabamos. Nos dimos cuenta que ibamos justos de tiempo y decidimos acelerar el ritmo y acortar el tiempo de parada en avituallamientos. Ibamos guardando fuerzas, porque ya sabíamos que a falta de 6 millas (unos 10Kms) de meta nos quedaba una rampa considerable para subir y el objetivo era conseguir llegar a la cima sobre la bici. Al llegar “al cuestón” avisé a mis compañeros de fatiga, agachamos las cabezas, cortamos conversaciones y pedaleo a tope…. entre admiración y aplausos de otros participantes que subían andando y empujando sus bicis entre resoplos conseguímos llegar a la cima todos con gran orgullo.

Después de conseguir este objetivo, nos esperamos para hacernos una foto y continuamos los últimos kilómetros hasta meta con una gran sonrisa de satisfacción por conseguir el reto.

La llegada a meta fué un auténtico alivio pues ya eran casi 9 horas sobre el sillín y estabamos deseando comer algo y sentarnos un poco. Allí estaba Aritz esperando nuestra llegada, pues Cris y Eliot llegaron sobre las 5 de la tarde, casi dos horas antes que nosotros que llegamos sobre las 7 ya con las primeras farolas encendidas. Nos cambiamos de ropa, nos dimos los correspondientes abrazos de alegría, comentamos las mejores “jugadas” y nos fuimos a comprar algo de comer antes de subirnos al tren que nos llevaría de vuelta a Londres.

Un palizón de tres pares de cxxxxxxs, pero que bien mereció la pena por la diversión, los paisajes y la compañia.

Al llegar a Victoria Station, ya en Londres, nos volvimos a separar, cada uno a su zona, en mi caso, otros 5 kilómetros en bici hasta mi casa, 25 kilómetros para Aritz y otros directamente se subieron a otro tren para llegar a casa, una odisea. LLegue a mi casa a las diez de la noche.


RUTA EN WIKILOC

Powered by Wikiloc
Powered by Wikiloc