Madrid-Segovia. Navabike & Sexmeros

El pasado Jueves 23 de Abril, aprovechando la festividad del Día de la Comunidad, el CD. Navabike organizó una actividad muy interesante y a la cual teníamos una invitación que aprovechamos muy bien.

A las 7 de la mañana ya estábamos los 25 bikers subiendo nuestras bicicletas al remolque que arrastrado por el mini-bus nos llevaría hasta la capital, para iniciar esta ruta tan chula. Amigos de Navabike, de El Dorado, Sexmeros y otros simpatizantes nos saludamos y empezamos a compartir conversaciones y cachondeo.

Sobre las 08:45 llegamos a Madrid y después de descargar todas las bicicletas a unos metros del cementerio de Montecarmelo, iniciamos la ruta en dirección a Tres Cantos y Colmenar Viejo. Justo unos kilómetros después de abandonar el estupendo carril bici que rodea la capital, nos adentramos en la famosa VIA PECUARIA, sí, esa vía de la cual tanto presume la Comunidad de Madrid, pero que tan abandonada tienen. Uno de los integrantes de Navabike nos dió un gran susto al salir disparado de su bicicleta a gran velocidad, al introducir su rueda delantera en una grieta creada por el agua. Una trampa que podría ser mortal, y que tiene fácil arreglo, pero parece ser que Madrid no tiene dinero para esto. Ya el año pasado en la Madrid-Segovia organizada por Last Lap con más de 2.000 participantes, ya sufrió una grave caída en el mismo sitio un participante, con heridas muy graves y traslado al hospital. Tener precaución por esa zona.

Después del susto, nuestro amigo pudo continuar la ruta con algunos dolores, pero a los pocos kilómetros uno de los integrantes del CD. Sexmeros descubrió que su pedal izquierdo había perdido su conexión con la biela y tuvimos que hacer una parada de emergencia para solucionar el problema. (Gracias Emilio que es un gran mecánico). Continuamos el itinerario sin más incidentes y a buen ritmo. Pasamos el famoso puente medieval de la Marmota y continuamos por los fantásticos senderos que recorren la zona, donde Javi partió la cadena y Emilio de nuevo en un minuto lo solucionó.

Seguimos avanzando y llegamos a Manzanares el Real, donde hicimos acopio de líquidos y sólidos para afrontar el resto del camino. Dejamos atrás el municipio y continuamos por el Camino de Santiago, donde nos cruzamos con algunos peregrinos y donde algunos asistentes empezaron a tener molestias en las piernas y bajamos el ritmo. Ante tal situación, el grupo se estiró un poco y conseguimos llegar a Cercedilla, donde el grupo se separó. Unos continuaron su camino en dirección a Segovia por el Pto. de La Fuenfría, otros decidieron hacer un descanso en Cercedilla, con un bocadillo y unas cañas y el amigo que tenía muchas molestías en las piernas, decidió tomar el tren de las 5 de la tarde para no retrasar más a todo el grupo y llegar a casa.

Los que se quedaron a comer en Cercedilla (Iñaki, Mariano y Javi) sobre las 5 de la tarde continuaron la ruta, pero no sin antes reparar un par de pinchazos y subir al puerto de La Fuenfría. Una paradita más en la Fuente de San Pedro, para disfrutar de los últimos rayos de sol y la excelente temperatura que nos animaba a sentarnos tranquilamente al sonido del agua.

Mientras tanto, nuestro amigo Pachi (Navabike), se fue hasta Nava de Asunción en su bicicleta para acumular kilómetros en las piernas, un total de casi 150km.

Una jornada muy divertida, y con una gran compañía. El año que viene, mas!!