Pico Cebollera o Pico de las 3 provincias

Pico CebolleraHoy nos invitó Andrés, de Boceguillas, a subir al Pico Cebollera o Pico de las 3 provincias. Una cumbre a 2129m de altitud, situada en el extremo de los cordales principal y occidental de la sierra de Ayllón, en el Sistema Central español, punto de confluencia de los límites de las provincias de Madrid, Guadalajara y Segovia, señalizado este hecho con un gran monolito en la cima. Se alza sobre el puerto de Somosierra, punto de inicio y final de nuestra aventura.

Salimos desde Segovia Wandar, Julio, Jose Mena, Josito, Guillermo, Fonsi y Jarri; para quedar en Somosierra con Andrés, Pedro, Miñas y Jorge a las 8:30; con una temperatura más que fresca para la época del año en que estamos: 8ºC. Además, nos acompañó durante toda la larga ascensión un fuerte viento de cara bastante frío, superando a calor que produce tan larga y dura subida. En cada parada, sentíamos algo más de frío de lo esperado.
Por diversos motivos logísticos empezamos a rodar poco antes de las 9:00, desde una altitud de 1120m, por las zonas conocidas como Las Hazas y Prado Antón, por el PR-23. Esto, la verdad que poco dice para un ciclista de montaña, pero lo que sí que “dice” es que se trata de una subida de 2,5kms al 12% de media, con rampas del 17% y del 23%, llegando a una altitud de 1745m. Así, para empezar, para calentar bien.

Le siguen unos kms de falso llano y descenso moderado, para tomar aliento y empezar a disfrutar de las maravillosas vistas que siempre ofrece la montaña a esta altitud, pero, en una de las puertas que tuvimos que abrir y esperar el reagrupamiento, vimos que algo no iba bien, que los de atrás se retrasaban demasiado, no obstante, algunos permanecían agachados o parapetados en la maleza, evitando el viento frío. Pronto supimos el porqué: el núcleo de Jose Mena estaba diciendo adiós. Aunque él quiso darse la vuelta hasta el punto de partida (aprovechando que era todo camino favorable en esa dirección) le convencimos para que siguiera, y así lo hizo.

zud-FPuhJXvxBdeMXpidddddddT4hi4RTHvy8NT6scfI7pAY-768x576zud-FPuhJXvxB5qIqeMXpidddddddT4hi4RTHvy8NT6scfI7pAY-768x576 9o75gcF0wfVGbejpwR18zHqFd9GL24ZszMbEbWRQHeo-ddddfs576xss768 9o75gcF0wfVGbejpwR18zHqFd9GL24ZszMbEbWRQHeo-s576xss768 9o75gcF0wfVGbejpwR18zHqFd9GL24ZszssMbEbWRQHeo-s576x768 9o75gcF0wfVGbejpwR18zHqFd9GL24ZszMbEbWRQHeo-s576x76s8 zud-FPuhJXvxB5qIqeMXpiT4hi4RTHvy8NT6scfI7pAY-768x576 9o75gcF0wfVGbejpwR18zHqFd9GL24ZszMbEbWRQHeo-s576x768 zud-FPuhJXvxB5qIqeMXpiT4hi4RTHvy8NT6cfI7pAY-768x576   BdkVehccBxzW0yAcqA_gFPUD5VZVORmZKOc_J2moFIk-768x576 IyvOR-nJ0lGYG_i0dfwn6Pt9DtGMXx0HDHqyiac5lz4-768x576

Seguimos descendiendo, rodeando la Cebollera Nueva, con mayor desnivel a cada momento o mayor diversión (según se mire). Los caminos de arena dieron paso a unos semi asfaltados, donde aparecieron los grandes baches en el firme, teniendo que esquivarlos o saltarlos en marcha para evitar llantazos.

A la entrada de Horcajuelo de la Sierra, paramos en un helipuerto para reagrupamiento. Jose Mena decidió retirarse por carretera hacia el inicio, pasando por Horcajo de la Sierra, Robregordo y la subida al Puerto de Somosierra (vertiente madrileña). Si se le hubiera roto el núcleo allá donde íbamos le hubiera tocado patear más que a Joaquín Cortés en Eurovisión.

El resto del grupeto seguimos dirección Montejo de la Sierra, por el terreno que más le gusta a Wandar: el asfalto, y todavía más carretera después hasta el desvío, en el Arroyo del Valle de Buitrago.
“No hace falta que os quitéis toda la ropa ahora que esto es más o menos llano hasta la fuente” – dijo Andrés. Menos mal, porque son algo más de 6kms de terreno casi siempre ascendente, con rampitas de las buenas, con tramo conocido como: “tú tiiiira!!”, por campo a través, entre hierba y agua, hasta llegar a la fuente del Puerto del Cardoso (1348m).

Tras el reagrupamiento y las fotos de rigor, continuamos, primero por camino equivocado y después por donde teníamos que subir (gracias grillo!), por un camino que, en principio no mostraba mucha dificultad. Bosque de pinos y un magnífico Hayedo que, nos libraba del viento que cada vez quería tener mayor protagonismo.
Entre charlas y risas pronto empezaron las recurvas y las pendientes, no muy fuertes aún pero contínuas. Los tramos en dirección Este teníamos que superar además el viento, al girar en cada curva se agradecía ese viento a favor. Como la subida era bastante larga nos lo tomamos con relativa calma. El grupo iba bastante agrupado, con apenas unas decenas de metros entre el primero y los de atrás.

El altímetro iba subiendo sin prisa pero sin pausa: 1450, 1500, 1550, 1600,…

A partir de Sierra Calva nos quedamos sin árboles que nos quitaran algo de viento. Tras un tramo de respiro en forma de terreno llano y moderadamente descendente, continuamos por el Collado del Mosquito, donde el viento pegaba ya con fuerza y frío, regalándonos varias cuestas de gran pendiente, adornadas con mucha piedra suelta.
Coronamos la cuerda de esta sierra a 1836m. Lo mejor estaba por llegar: superar 300m de desnivel en apenas 5kms. Las rampas cada vez más difíciles de superar, por la pendiente, el cansancio y el viento. La mayor de todas, en el Cerro del Recuenco, superados los 2000m de altitud, tan solo unos pocos la consiguieron superar sin echar pie a tierra. El reagrupamiento en este punto fue muy divertido, tumbados en la cuneta, esquivando el viento helador. En breve seguimos hasta coronar, tan solo quedaban 500m, pero era mejor esperar aquí que en lo alto del Pico Cebollera.
Lo subimos y bajamos raudos. Hacía frío, mucho frío. Tiempo para abrigarse, sonreír, levantar la bici, fotos y patapúm pabajo.

Atención a las primeras rampas!!! son muy empinadas y con mucha roca suelta. Además, es el camino por donde suelen subir muchos senderistas. La bajada continúa, pero se puede soltar un poco más el freno. Repito: siempre respetando a los senderistas. Así hasta que llegas al cruce de caminos en apenas 4kms en poco más de 10 minutillos. Reagrupamiento.

Miñas nos dijo: “por este camino de la derecha se llega en ná a los coches, por este de en medio…no os lo recomiendo. Es un cortafuegos que subo yo, pero andando”
Pues por el que queda, por el que indicaba el track en el grillo: el de la izquierda. Después de tan buena bajada, pedalear otra vez hacia arriba nos vino un poco a contra pelo. Sobre todo a mí, después de 220kms en tres días seguidos. Pero tampoco fue tan malo. El paraje es precioso, incluso pasamos otra fuente más, con el agua rebosando fuerte desde el caño. Y en apenas 4kms vino el último tramo, que fue el mismo que el del inicio: otros 4 kms de vertiginoso descenso hasta los coches; donde allí esperaba Jose Mena.

9o75gcF0wfVGbejpwR18zHqFd9ddddGL24ZszssMbEbWRQHeo-s576x7689o75gcF0wfVGbejpwR18zHqFd9GL24ZszMbEbWRQHeo-576x768o1VXSQHgBTHYv4NhHcRHZmkxL7j2GvJSJxMr6irqJxw-576x7680sJi9oNkkkw6VI-HVyVBwd6XzQvK8ejbyrP8jjTwBPE-768x576AvjnPzqwAyllbuAD0UvVCTv8PK5QfGXykrEeGcVwRV0-768x5769o75gcF0wfVGbejpwR18zHqFd9GL24ZszMbEbWRQHeo-576x76s8

Tras comentarios de la ruta y subir las bicis a los coches, nos fuimos a Boceguillas a comer en cá Andrés, junto con nuestras familias y terminar de rematar tan estupenda jornada.

TRACK

Powered by Wikiloc