Picos de Oro

7291080“A las 9:00 en el principio del carril bici. Ruta: Cueva del Monje, cruce de Cotos, Minguete hasta Fuente la Reina y Camorca…puede que Cerro Matabueyes. Interesados, estad allí a la hora y el día en cuestión” Así dictaba un escueto mensaje por whatsapp.

Arrastrando un gripazo de los buenos ni me lo pensé: allá que vamos!!

De camino al lugar me encontré con Antonio, Félix y Candi (que iba de avanzadilla). En el principio del carril bici había gente “pá una boda”, socios recientemente incorporados y otros no tanto; así como alguno que lo será: Luis, José Manuel, Juanma, Andrés, Santi, Armando, Julio Varón, Wandar y Fonsi. No tardamos en salir, enfilando el carril bici hasta La Granja con viento desfavorable. Pasamos por el antiguo Puente Segovia, desde donde vimos cómo el Pantano del Pontón Alto se va recuperando poco a poco de su particular anorexia hidrológica.

Tras pasar por la Fuente del Cochero y cruzar la carretera del puerto paramos brevemente en la puerta de acceso a Puerta Cosíos para librarnos de la ropa que nos iba a estorbar en la subida. Todos en fila fuimos por la vereda que lleva al Puente del Vado de los Tres Maderos donde giramos a la derecha dirección la Cueva del Monje.

En esta encrucijada de caminos se empezaban a formar ya diferentes grupetos, según las ganas o el nivel físico de cada uno. Al llegar a la Cueva del Monje hubo reagrupamiento general y despedida de dos que decidieron tomar camino más favorable; no como el resto, que éramos muy cabezotas y nos dio por desafiar a la gravedad tirando hacia el cruce de Cotos (Camino Viejo del Paular…y más allá). Fonsi nos dijo que había asfaltado un tramo nuevo que antes no estaba, y si no es por él ni nos enteramos. Y es que uno o está a dar pedales o se le van las fuerzas y no pué ser…

Entre puentes y fuentes nos sobrevino una pequeña ventisca acompañada de fina lluvia, a la altura de Prado Redondillo, pero por suerte no duró mucho. Tras varios repechos y alguna bajada breve, por fin vino la que nos lleva hasta la primera recurva del Puerto de Navacerrada; donde hubo otros reagrupamiento general, papeo y minicursillo de mecánica por cortesía de Wandar y Antonio.

 Aquí hubo bikers que decidieron tirar para ir subiendo a su ritmo el temido Minguete o Mortirolo. Otros pocos nos quedamos para retratarnos poco después en la barrera de la Casa la Pesca, junto a la piedra sexmera errante. Y al lío: patapúm parriba. Hasta el puente romano (uno de los cargaderos) el camino no se empina demasiado.7291093 Nos cruzamos con una docena de ciclistas de flaca, más abrigados que el mismísimo Chily Willy, pero al menos nos saludaron. Al empezar la parte más dura nos fuimos cruzando con andariegos y otros bikers, propios a la ruta y ajenos; aunque alguno es socio Sexmero también (si es que poblamos los caminos los Sexmeros!). Unos antes y otros después pero todos llegamos a la “Fuente” de la Reina, que cada vez tiene menos de fuente porque echa cada vez menos agua.

La romería que se preparó en este lugar!!! Era el día del “coño”. Cada vez que llegaban más bikers, siempre alguien conocía a alguien y se oía eso tan segoviano de: Coooño!! (what’s uuuup!, para los sajones).

Aprovechamos para comer, charlar y demás mientras llegaban todos y, tras varias dudas, finalmente decidimos subir medio Camorca, para seguir por el camino que la rodea, pasando por Majada del Cochino y que desemboca en los Aleonardos.

En este punto se hizo una parada logística, donde hubo al menos 3 destinos sobre la mesa: La Granja, pá casa y Cerro Matabueyes.

Wandar y Julio optaron por la primera opción.

Armando y Jarri por la tercera.

El resto por la segunda.

Tras subir y bajar en breve al Cerro de Matabueyes por el vendaval que hacía arriba, bajamos la Cruz de la Gallega y tiramos en dirección a la Puerta del Campo, donde sorprendentemente vimos al resto del grupo!! Juanma, rueda trasera en mano, había tenido que bajarse de la bici y optar por ir a pata porque todos los radios de esa rueda estaban flojos!!! No vamos a hacer spoilers de la tienda que le hizo la faena. Llamó a la parienta para que le viniera a recoger y el resto, como buenos amigos, lo dejamos allí sin esperar a que llegara.

En el submarino amarillo nos volvimos a dividir dirección Segovia y dirección Palazuelos.

Y yo me pregunto: Juanma!! Sigues ahí???!

Crónica realizada por Jarri Smith

 

Y otros socios de ruta con nuestras amigas “Las Kamelias”…

kamelias