Powerade MTB Non Stop Madrid-Lisboa 2017. Capitulo II

La quinta edición de la prueba en formato Non Stop se consagra para ofrecer este gran reto por equipos y por relevos sin precedentes en la península ibérica: recorrer los 770 kilómetros que separan Madrid de Lisboa por senderos y pistas en el menor tiempo posible. Una prueba abierta para todo tipo de aficionados al MTB que poseen gran espíritu de aventura y buscan una nueva manera de disfrutar de este deporte.

Sábado, 23 de septiembre.

7:00 arriba. Mientras desayuno en el hotel, leo en el Facebook que Zana pasó por Navaconcejo a las 0:30 y casi sin apenas detenerse siguió como una flecha hacia Alcántara. En breve ya estamos de nuevo en la furgo hacia la mencionada EH. Cuando levantamos nuestra mente de las redes sociales, charlamos entre nosotros de nuestros curres y nuestra afición: la bici de montaña, de la cual, todos excepto Saúl somos asiduos practicantes, aunque Víctor Mur se confiesa como flaquero. Poco a poco vamos viendo amanecer. La orografía cambia de aquí en adelante bastante, predominando las vastas llanuras.

Por teléfono, nos comentan que el equipo de 3 MMR dio el relevo en Alcántara a las 8:45, son primeros de carrera, seguidos de cerca por el Berria.

9:25 llegamos a Alcántara, tras pasar por un espectacular puente romano, perfectamente conservado y por el que han de pasar vehículos y peatones. Ya en la EH se ven caras de cansancio y sueño. Corredores, apoyo, prensa, voluntarios,…nadie escapa del poder de la fatiga. Algunos tratan de engañarla con café. La temperatura es cada vez más agradable y poco después calurosa. Se nota que nos dirigimos hacia el sur y hacia el mar. Son las 9:30 y al sol hace calor, todos buscan la sombra. Los que pueden, claro. Esto hace mucho más dura la carrera. Aunque los tramos tienen menos desnivel acumulado, son más largos, con temperaturas rondando los 30 grados y zonas de abundante arena. Y los tramos de asfalto, que no faltan, pese a que se rueda mejor, el calor del asfalto sofoca bastante más que los caminos.

Como los tiempos de llegada de los relevos se alarga minutos interminables, los corredores preparados, nerviosos, van de un lado a otro, vuelven a parar, mirar, esperar y desesperar, volver a moverse. En cuanto por fin viene su compañero y les entrega el relevo, salen disparados a completar su tramo.
Es curioso. Cuando un corredor termina su tramo y lleva el track metido en su dispositivo Garmin, suena la inconfundible melodía de tramo concluido.
Apenas 10 minutos más y nos vamos para la siguiente EH: Cedillo. Es el tramo más rodador de la prueba. Debido al calor no será fácil, no. El paisaje que se ve es árido y muy seco. Gigantescos campos amarillos en los que se pierde la vista antes de que acaben.

9:50 y adelantamos a un corredor por la carretera. Otra vez carretera. Bastantes kms de carretera. Siempre es mejor que ir por camino, sobre todo si es arenoso, técnico,…pero para el MTB….ya sabéis lo poco que me gusta.

10:00 Santiago de Alcántara. Este punto de hidratación se ha añadido extra este año debido al calor, pero no es propiamente una EH. Solo hidratación. No hay relevo. Se observan por los campos miles de alcornoques. Unos sin corteza. Otros que no tardarán en estarlo.

Los móviles se cambian automáticamente de las 10:35 a las 9:35. Un minuto después llegamos a las siguiente EH: Cedillo. Punto fronterizo entre España y Portugal.
9:40 Los voluntarios nos dicen que han pasado 5 corredores han pasado hace apenas 5 minutos. Van como locomotoras!!

10:20 equipo Atalaya Peralta. Van 7º en su categoría y con un ánimo tremendo. El corredor que espera el relevo, contento, afronta con ganas e ilusión los 94 km del siguiente tramo, hasta la siguiente EH: Ponte de Sor. Hacia la que salimos a las 13:30. Tramo muy rodador, con mucha pista ancha y carreteras secundarias. Sin comentarios.

Enorme la presa de Cedillo, por la que han de pasar los vehículos. Tras ella: Portugal. La carretera cambia drásticamente. El asfalto, antes bueno, ahora es muy malo. Y además, la calzada es muy estrecha.

10:45 adelantamos a dos corredores. Les hacemos fotos y les animamos. Responden entusiasmados y agradecidos. Uno de ellos es Hugo Raposo, el portugués.
Pasamos por extensas plantaciones de eucaliptos. También se siguen viendo muchísimos alcornoques (me refiero a árboles).
Javier de Toledo, nos cuenta que es típico en Portugal comprar un terreno, plantarlo de árboles y en 20 o 30 años, talarlo y con la venta de lo obtenido por la madera tener para la jubilación. Eso es España está abocado al fracaso y al puteo. Seguro.

Eva, uno de los apoyos de Fernando Blanco, me dice que Zana ha tenido que abandonar la marcha por problemas estomacales. Conociéndole, seguro que estuvo horas retorciéndose de dolor hasta que le encontraron tirado al lado del camino.

Grande Zana!!! No le resta ni un ápice de mérito.

Mediodía: Ponte de Sor. Más de 30 grados. Todos buscamos sombra.

12:10 llegamos al relevo del equipo madrileño Correveidile de San Martín de Valdeiglesias. Van los 4º en carrera. Cuando llega y da el relevo, el corredor repite lo que el resto: la dureza de los tramos.
12:30, 13:30 para nuestros estómagos, que como desde el desayuno no han comido nada, han de ser atendidos. Un Telepizza tipo badulaque de Apu en los Simpsons, nos sirve para ello con una pizza y una cerveza bien fría.

13:15 salimos para Coruche. El calor es lo más parecido al mes de Julio. Pero a últimos, no a primeros. Telita. Otra vez kms de carretera y de pistas anchas y rodadoras, con tramos de mucha arena.

Estimado lector, a estas alturas de carrera, decir que el calor y la arena hacen de un tramo de casi 100 km duro se queda corto. Súmale los más de 500 km precedentes, la fatiga y la falta de sueño y de descanso. “El descanso es lo más importante” Comentaban varios de los corredores más pros y/o profesionales.
La carretera se corta de improvisto, teniendo que vadear un río por caminos de arena polvorientos. Vaya, coches por caminos y mountainbikers por carretera…en fin. El puente se hundió o lo están arreglando por las bravas.

Los eucaliptos y alcornoques dan paso a enormes maizales a ambos lados de la carretera. Así hasta que llegamos a la siguiente EH.

14:10 llegamos a Coruche. Pero dónde vamos con la que está cayendo??!!! Ojú, qué caló!!!!
Tras aparcar, nos dicen que hace apenas 3 minutos pasaron los primeros: los Berria. Vaya!
Esperamos a la sombra con un tórrido calor. Los minutos se hacen pesados para nosotros, así que para los corredores tiene que ser un suplicio.

14:47 el equipo de 3 integrantes MMR da el relevo. 2º de carrera y 1º de su categoría.

15:00 salimos para Lisboa. Llegamos 50 minutos más tarde, tras cruzar el larguísimo Puente de Vasco de Gama, que cruza el enorme estuario del Río Tajo. Impresionante, amigos.

A las 16:00 realizamos el check-in en el Hotel IBIS y descansamos hasta las 17:00. Bueno, deshacemos la maletilla, hablamos con los peques y la mamá mientras estamos tumbados en la cama con los pies desnudos. Suficiente. Diez minutos antes de las 17:00 me bajo a bar junto a recepción y me tomo una birra fresquita (y cara), para refrescarme un poco y hacer turismo bírrico del lugar.
Estamos a 10 minutos a pie de la meta.

No se pudo elegir mejor lugar para terminar esta fantástica y gran aventura. El lugar es precioso: El Parque de las Naciones. La gente pasea tranquila, con una temperatura muy agradable por la brisa del enorme brazo de mar al fondo, a mi espalda dos gigantescas torres alargadas y acristaladas de brillos verdes turquesas vigilan impasibles el correr del tiempo, a mi izquierda lo menos un centenar de pendones sujetan su bandera de al menos cien países, a mi derecha una hilera de restaurantes.

Parque de las Naciones (Lisboa)

30 horas 58 minutos de carrera. Se nota tensión entre todos los que estamos esperando ver llegar al primer equipo en cruzar el arco de meta. No falta mucho.
Con 30 horas 20 minutos y 1 segundo los 4 integrantes del equipo Berria cruzan sonrientes. Aplausos, ovaciones, fotos, aplausos, incluso confeti azul. Medalla de finisher, más fotos y fotos y entrevistas.

Comentan que también han tenido problemas que salvar. Pérdidas del camino, averías,… pero que todo lo compensa por el disfrute, el ambiente y el apoyo de todas las personas por cada pueblo que pasaban. Y es que, aunque sean pros, no son inmunes al apoyo del público.

Con poco menos de 32 horas de carrera llega el corredor del equipo de 3 MMR, es 2º de carrera y 1º de su categoría. Éste llega solo, sin sus 2 compañeros.
El 3º es el equipo de 4 integrantes Burgohondo a Fondo.
El 4º los Correveidile de San Martín de Valdeiglesias, de 4 integrantes. Con un total de 32 horas y 58 minutos. Preparados para la foto cuando dos críos, jugando bajo el arco de meta, estropean la foto finish.

23:30, esperando a que llegue el equipo Atalaya Peralta. Les deben quedar unos 10 km, según su dispositivo de geolocalización.
Con un tiempo de 36 horas y 30 minutos cruzan los 4 integrantes el arco de carrera, para ser 10º de la general y 7º de su categoría…y lo más importante: ser finisher.

Íñigo es el encargado de completar el último tramo, de 108kms de arena, pista y asfalto y además nocturno. Son las 23:48 de la noche. Foto de los 4 integrantes bajo el arco de meta. Pero, para mí, la foto del equipo no está completa hasta que se les une Elena. Ella ha sido tan importante como los 4 que han tenido la suerte de pedalear cada tramo: David, Enrico, Asier e Íñigo. Y como no podía ser de otra manera, lo celebran todos con una buena birra. Como debe ser!!

me dieron las 3 cuando me dormí.