Un sexmero por Londres. Capitulo V

Hola amigos y amigas!!!

Esta aventura continua y aquí vengo a contaros un poco más sobre la vida en esta gran ciudad.

Son ya 15 meses los que llevo por estas tierras inglesas viviendo una gran aventura, adquiriendo experiencia y aprendiendo cada día cosas nuevas. Comparo esta aventura como cuando compras un nuevo libro y con toda la ilusión empiezas a leer y pasar páginas. Me gusta mucho leer, sobre todo libros de temática en historia donde puedas aprender algo más y os puedo decir, que este “libro” me tiene enganchado y cada día me despierto con ganas de leer un poco más y esa, es la sensación que tengo ahora mismo.

Descubrir lugares nuevos, encontrar rincones desconocidos para muchos de los que pasean por aquí, conocer sus historias, sus misterios, recorrer las callejuelas de la ciudad tratando de imaginar la escena hace 100 años…. hace 500 años…. o incluso, hace 1.000 años, pues esta ciudad, amigo mío, es tan vetusta como el mismísimo diablo.

Desde que envié mi bicicleta de montaña desde España, ahora me animo a explorar más allá del asfalto de la ciudad, y os puedo decir, que se pueden encontrar bosques fantásticos donde pedalear, lugares donde iras acompañado del silencio y esos duendecillos que viven en esos bosques encantados. Me sorprendieron mucho las vacas y esos colores que se gastan por aquí, me sorprendió mucho lo bien que lo tienen todo cuidado, como no encuentras ninguna puerta con candado cerrado que te obligue a dar la vuelta y donde te invita a pasar con una puerta de fácil apertura y cierre automático por la fuerza de la gravedad.

Arroyos, riachuelos, barro, montículos, cerros, unas cuestas del copón y sobre todo, naturaleza en estado vivo. Te cruzas con cientos de ardillas, muchas aves revoloteando, algún que otro ciervo, y otros “bichos” que no he podido identificar porque son veloces como el rayo. Es una lástima que los días a partir de Octubre o Noviembre empiezan a oscurecer a partir de las 3 o 3:30, porque aquí se pueden hacer rutas en bici muy chulas.

Otra cosa a la que ya voy perdiendo el miedo a utilizar la bicicleta para volver a casa desde el trabajo. Por la mañana pronto prefiero coger el autobus o el metro, porque me levanto pronto y no considero que sea muy bueno subirse a una bici aún sin estar despierto al 100%. A la salida del trabajo, me subo a una de esas bicicletas de alquiler (Banco Español) y me voy para casa entre el tráfico los viandantes. Os puedo decir, que los vehículos respetan considerablemente a las bicicletas y la ciudad es agradecida para hacer unos kilómetros en bici por sus calles. Encontrarás muchas vías exclusivas para bici y otras vías adaptadas para las bicicletas.

El idioma sigue siendo a día de hoy la barrera más alta por superar, pero con esfuerzo y constancia creo que no tardaré mucho en solventarla. En el trabajo estoy muy contento, promocionando poco a poco y disfrutando un montón del tiempo libre que me queda. Siempre en búsqueda activa de un nuevo empleo, porque soy cabezota y soy de los que opina que siempre se puede mejorar algo. Aunque tal vez me vean externamente como un conformista, por dentro siempre estoy “maquinando” nuevas ideas y buscando formulas para mejorar las cosas. Mente inquieta que se dice y que no se valora en España.

Tuvimos la suerte de comprar unas entradas para ir al mítico estadio de Wembley para ver jugar a Inglaterra contra España (2-2). No soy mucho de ver fútbol, pero la ocasión era idónea para pasar la tarde en ese ambiente. Empezaron las cosas mal, pero al final nos fuimos contentos a casa. Muchos asistentes se marcharon a falta de 10 o 15 minutos, pero….. el partido acaba cuando el arbitro decide tocar el silbato, jejeje

El estadio, impresionante y su gestión, espectacular. El partido, un tanto aburrido pero pudimos disfrutar del ambiente de las gradas, en parte creado por la afición de España que no paraban de cantar y aplaudir todas las ocasiones de ambos equipos.

Emocionado por las visitas de amigos que se animan a venir y conocer la ciudad unos días. Me encanta estar el mayor tiempo posible con ellos para intentar mostrar todo aquello que conozco y compartir mis conocimientos con ellos. Días que son agotadores para mi (trabajo + turismo) pero que bien merecen la pena por la compañía de esas personas que admiramos y con las que compartimos algo tan valioso como es la amistad.

Días de gestiones con mis socios Sexmeros para seguir llevando el club por buen camino, equipaciones, federaciones, marcha de los sexmos, pagina web, Facebook, etc.. etc… ya sabéis, un jaleo, pero una droga que nos ayuda a mantener la cabeza activa para que las neuronas también practiquen deporte (Mente sana in corpore sano)

Y aquí ya llegó la Navidad (Agosto) porque auqnue no te lo creas, en las tiendas empiezan a poner las cositas de Navidad cuatro meses antes. Las calles las decoran casi en Octubre y encienden las luces a mediados de Noviembre…. el consumismo y la cosa.

Gracias a las tecnologías y las redes sociales, hoy día los que estamos lejos de casa podemos seguir conectados a la actualidad de nuestra tierra, de nuestros amigos y familiares, aunque no es lo mismo, al menos no perdemos el hilo de la vida allí.

Yo sigo con mis socios Sexmeros en contacto para ir organizando la Marcha de los Sexmos de 2017, en la que os iremos adelantado noticias en breves.

Y aquí os dejo que tengo mil tareas que hacer, y sabéis que estamos en contacto. No tendré la suerte de viajar estas fiestas a mi casa, pero me acordaré bien de todos vosotros cuando me coma las uvas.

Os deseo unas Felices Fiestas a todos.