Sexmo de Cabezas: “Ruta Larga deunaputavez”

“Ruta Larga deunaputavez”- dijo Wandar. Y dicho y hecho.

Como eran 90 km quedamos a las 8:00 en la Plaza de Mozoncillo (cabeza del Sexmo de Cabezas e inicio-final de la Marcha). Alberto, Adri, Antonio, Iñaki, Wandar y Jarri empezaron a pedalear a las 8:25 cuando vieron que no venía nadie más, cuando el sol no había salido aún y se notaba frío genital, hacia Carbonero el Mayor, paralelos al río Pirón, hasta casi El Bustar, donde giramos a mano izquierda y vimos salir el sol, solecito.

Para entrar en calor subimos una cuestecita hormigonada de buena pendiente, a las afueras de Carbonero y nos dejamos caer hacia Tabanera la Luenga, donde un camión casi nos da un susto… Tras esta localidad, pasamos la autovía por un paso elevado, hacia Escarabajosa de Cabezas. Sin más seguimos rodando hacia el punto de corte de la Marcha: Cantimpalos (km 25) y más de lo mismo: rodar hasta Roda de Eresma. Donde hicimos una breve parada para comer y desbeber un poco (km 31,5). Tras la parada seguimos, Encinillas y pasar de nuevo la autovía, esta vez por debajo de un puente. Para evitar salir a la carretera llegamos a Valseca por una vereda descendente bastante chula. Al atravesar Valseca seguimos camino Zamarramala. El terreno es predominantemente llano. Justo al llegar al pueblo del “pelele” y “homo bueno e leal”, evitamos cruzar la carretera pasando por debajo de un puente. Km 41,5 y algo más de 2 horas de camino. La cosa se estaba dando de lujo.

Otra vez tuvimos que pasar bajo un puente para pasar al otro lado de la autovía, camino Bernuy de Porreros (sí, has leído bien). Llegamos a él tras pasar por un camino de hierba (que el día en cuestión habrá que desbrozar, fijo) y mojarnos con el rocío de la hierba en la bajada anterior al pueblo. Sin mucha dilación nos fuimos para Mata de Quintanar, donde cogimos el camino al lado del Cachimán y tomamos buen ritmo hasta Cabañas de Polendos. Donde volvimos a parar brevemente para comer un poco.

Para evitar la carretera que nos lleva hasta Pinillos de Polendos, tuvimos que ir por una vereda ascendente muy chula y tras Pinillos otro repechín para cambiar la monotonía de la llanura. Un tramo llano para recuperar el aliento y una buena bajada rocosa entre arbustos y un pequeño tramo de carretera hasta el Parral de Villovela, donde tuvimos que cruzar un río Pirón, no muy crecido por ahora, pero lo justo como para mojarte un poco.

Para llegar hasta Villovela de Pirón se rueda por una especie de túnel natural bajo la vegetación de los robles. Es una de los parajes más bonitos de la ruta, sin duda. En Villovela volvemos a “poner la nitro” para subir la cuesta de la Iglesia Y luego nos dejamos caer por una vereda bastante chula, con su posterior repecho, dando un toque de distinción a la sempiterna llanura, que enseguida vuelve a predominar camino de Escalona del Prado.
Seguimos hasta Aldea Real, donde hacemos otra para técnica a papear un poco (km 78). Y vuelta al lío: camino de Pinarnegrillo, donde la niebla nos engulle literalmente, la temperatura baja y el kilometraje se empieza a sentir en las piernas. Nos hacemos foto de rigor en la “casa rosa” de Pinarnegrillo y terminamos la ruta, atravesando los pinares de la zona. La arena está compacta ahora por las lluvias, pero en el verano están más sueltas y cuesta más pedalear, aunque no es imposible. Subimos el último repecho del día y terminamos en Mozoncillo con un tiempo cojonudo de 4h30’ .

Re-hidratación cervecil con Armando, que hizo una parada en la construcción de su “Palacio de El Escorial” para tomarse unos botellines con nosotros…y luego que se dormía en la obra…normaaal.

TRACK EN WIKILOC