amigos en somosierra

Somosierra-Segovia por la Horizontal y la Cañada Real

Tocaba ya una GRS (Grandes Rutas Sexmeras)….

Los socios lo presagiaban ya, el grupo de whatsapp echaba humo: otra Valladolid-Segovia? Ávila-Segovia?? Guadalajara-Segovia!!??? Alguien de cuyo nombre no quiero acordarme dijo: Somosierra-Segovia por La Horizontal y la Cañada Real. Vale, cuántos kms son? Desnivel?? Habrá tiempo para las cañas? Hará buen tiempo? Qué día la hacemos??

14925620_10209566613756329_5374138320268753727_nEn seguida Wandar y Jarri se pusieron “al lío”, llamando al tío del autobús (con 30 plazas) viendo fechas disponibles y precio del bus, creando grupo específico de whatsapp, para reunir a los 30 bikers en cuestión, viendo trazado del recorrido, desnivel, sitio donde comer el bocata de la comida, punto de inicio y de llegada, punto de re-hidratación cervecil,…lo típico, vaya.

A falta de un mes se preparó todo esto en un pis pás. Solo faltaba esperar…a que, por lo menos, no lloviera el día D.
Aunque entre medias gasté una de mis 7 vidas, pude recuperarme para el evento y poder guiar al grupo. No obstante, ya tenía sustitutos de lujo para hacer de sherpas.

Llegó el día y coincidió con el cambio de hora. Suponía que amanecía más temprano, teniendo una hora más de luz por la mañana y otra menos por la tarde, pero eso no nos preocupaba, porque la jornada no era tan extensiva…salvo por las birras del final, claro…

horizontal-03A las 7:00 en el Perico. Poco a poco iban apareciendo los integrantes de la GRS de hoy. Y, como en otras ocasiones, fuimos atando las bicis en el remolque del bus. Se tarda un buen rato, pero entre todos lo apañamos en pocos minutos. La temperatura era agradable, no parece que fuéramos a pasar mucho frío hoy.

El trayecto en bus no fue muy largo en esta ocasión. Nos tomó unos 45’ en recorrer los apenas 62kms hasta el desembarco en el Puerto de Somosierra.

-“Mira, la peazo de cuesta del día de la ruta del Pico de las Tres Provincias!!!”- Gritó uno.
Pues sí, estos Sexmeros han pedaleado por todas partes. Ya estuvimos aquí hace unos meses, guiados por Andrés de Boceguillas, para disfrutar de una ruta con bastante patapúm parriba, con tramos de gran pendiente, como la primera cuesta, a tan solo 50m del comienzo, con una pendiente media del 12%, rampas mantenidas del 17% y picos del 22 y 25%….así, para entrar en calor.

Pero esa fue otra batalla. La de hoy comenzaba justo en sentido contrario. Por una pista ancha ascendente y mucho más suave de lo que nos esperábamos. Tan solo tiene una rampa algo dura con piedra suelta. Justo al llegar a la Horizontal. Por lo demás, se sube bastante bien, a buen ritmo sin tener que dejar los higadillos, entre recurvas y más recurvas, arroyos ahora secos, y pequeñas zonas sombrías entre los pinos.

sexmeros_10209949194399026_2055s188473779409951_nEn total son unos 21 kms de ascensión, con varias fuentes donde poder coger agua. Que yo recuerde: en los kms 13, 16 y 18 al menos hay fuentes.
Pese a los casi 100kms de la ruta de hoy, la “dificultad”, o el desnivel, como quiera llamarse, estaba concentrado en la subida desde el Puerto de Somosierra hasta la Horizontal, dejando el resto de la jornada para el disfrute del recorrido.

Y, tal y como he dicho, no fue ninguna paliza la subida. Esto y el ritmo que se impuso en la Horizontal, hizo que fuéramos muy bien de tiempo. Nos retrasó un poco algún que otro pinchazo…y la rueda trasera de Wandar, que parecía tener vida propia. Menos mal, porque si no llegamos a casa a la hora de comer.

A lo largo de la Horizontal, encuentras más fuentes, así que por agua no será. La temperatura era divina. Aquí arriba (siempre en torno a los 1700 y pico metros de altitud) el airecito era algo más fresco y venía de lujo. Ya sabíamos todos que cuando bajáramos el puerto haría calor. Y lo hizo. De la mitad de la Horizontal hasta el puerto de Navafría nos fuimos cruzando con muchos seteros y familias paseando que, al ver la tropa que éramos, nos animaban como si formáramos parte de una marcha competitiva organizada.

Pocos minutos después del mediodía llegamos al puerto de Navafría, todos juntitos, pues nos habíamos reagrupado un par de kms antes, en la última fuente; donde Wandar llamó a Nando, del bar Restaurante El Pinar, para decirle la cantidad de bocatas de cada clase (esto nos agilizó la ruta muchísimo). A 50m de iniciar la bajada por la vertiente segoviana, tomamos el desvío a la izquierda, por otro camino ancho y de buen firme. Tiende hacia abajo, teniendo algún que otro repecho sin importancia, hasta que se declina de forma clara. Entonces las bicis se embalan, unas más que otras.

Hay que prestar atención a ciertas zonas, por las ramas de los pinos dejadas por doquier por la maquinaria que corta y arrastra los pinos; en otras ocasiones por el agua y mucho barro de los arroyos que cruzan el camino y por la media docena de curvas de herradura que te hacen frenar en seco cuando vas a gran velocidad.

14925461_10209566605116113_2079039586976820436_n sexmeros__10209949194639032_5520278011007176501_n sexmeros_102099ss49194399026_2055188473779409951_n sexmeros_949196479078_6314288623497519889_n sexmeros_09949198119119_6556875660644198505_n sexmeros_09949198679133_805620893545878803_n sexmeros_209949195479053_6174264750622640320_n sexmeros_209949195879063_983658275067024441_n

El último reagrupamiento en el refugio La Fragua fue bastante breve. Los integrantes de la ruta iban apareciendo como balas en este terreno tan favorable. Aún quedaban 6 kms para el bar donde comer el bocata, pero al ser terreno descendente y casi todo asfaltado, se llegó en tiempo récord. Tras esperar a Wandar, que le volvió a dar guerra la rueda trasera, nos lanzamos patapúm pabajo y, pese a la velocidad que imprimimos, no conseguimos alcanzar a ninguno de nuestros compañeros…lo que hace el hambre!!

Tras aparcar la bici en una montonera de bicis, veo que Nando, el tío del bar, ya va sacando bandejas de bocatas…esto va rápido!
El calor era elevado, así que unos cuantos se comen el bocata sentados en el suelo pillando alguna sombra y otros cuantos decidimos entrar al bar, donde al menos se puede respirar. Bocata y birra y poco después de las 2 de la tarde, después de que la rueda de Wandar volviera a tener otro “tabardillo”, ya estábamos pedaleando de nuevo, bajo un sol de justicia, el estómago lleno y un buen repecho nada más salir de Navafría que hacía echar juramentos y resoplos a todos.

Enfilamos pues la Cañada Real hacia Collado Hermoso, pasando por varias puertas, repechos y toboganes varios. El calor aumentaba por momentos…así pasó que se acabó el agua de la mochila. En Collado Hermoso nuevo reagrupamiento general. De aquí a Sotosalbos, donde continuamos por otro camino, pero que de igual manera continua por la Cañada, solo que el cruce de la nacional N-110 no me gusta un pelo: a mano derecha hay un cambio de rasante muy cercano. Los coches vienen muy enchufados y te puedes llevar un buen susto.

Como algunos integrantes de la marcha iban sufriendo los kms acumulados, se trataba de poner calma en cabeza….se trataba, se trataba… Hasta que Wandar se detuvo en un cerrete no muy elevado, nos paramos unos pocos y finalmente se detuvieron y dieron la vuelta todos, a esperar a los que venían por detrás. En este punto unos cuantos se despidieron del grupo y tomaron rumbo para sus casas.

El resto, tras reagrupamiento general, continuamos por la Cañada hasta Gamones, donde cruzamos la carretera La Granja-Torrecaballeros y bajamos a la presa del Embalse Pontón Alto, cruzamos y volvimos a Segovia por el carril bici, donde hubo ciertos piques en cabeza. “Será para ir pidiendo las birras y nos las tengan preparaditas al llegar, agradecidos por organizar esta marcha” le decíamos Wandar y yo a Fonsi. Pero no. Vaya.

Buena re-hidratación cervecil al finalizar en la terraza d14595808_10209566609036211_8224257393932685798_nel bar el Pabellón, con los comentarios correspondientes de la marcha, entre socios Sexmeros y amigos.

Como se dio tan bien y el personal se lo pasó mejor todavía, ya se empezó a oír: para cuándo la próxima? Sin importar a dónde.


Para usuarios de wikiloc:
– Ruta con casi ninguna dificultad técnica.
– Fuentes suficientes hasta Navafría pueblo (de más diría yo…).
– La subida desde Somosierra es larga (21km) pero con solo una rampa fuerte al final.
– Se puede hacer perfectamente sin tener que parar a comer bocata, si los integrantes llevan buen ritmo (alrededor de 20km/h o más).
*La ruta son unos 3kms más que los que aquí aparecen, ya que tuve problemas con el GPS desde Navafría (se ve la línea recta hasta donde pude solucionarlo).

 

FOTOS DEL DIA (AUTOR: JOSE MANUEL COFRECES)