Tú tiiira MTB . Sexmeros por los montes.

Como continuación y sobre todo ampliación de la que hicimos la vez anterior, diseñé esta ruta de montaña patapúm parriba y patapúm pabajo para disfrute del personal.

En una congelada mañana nos dimos cita, como de costumbre, debajo del puente de la circunvalación, una buena tropa: Jose Mena, Gallu, Wandar, su cuñado Javi, Iñaki, Fonsi, Rubén (que se vino desde Medina del Campo, ni más ni menos!!), Josua el de la fat bike y Jarri.

Aunque el sitio parecía una romería no todos íbamos a librar la misma batalla.
La cosa empezó antes de salir, cuando Rubén tuvo que meter su bici dentro de la furgo de Wandar porque al traerla arriba, en la baca, estaba completamente congelada. Cambios y suspensiones del estilo picapiedra estaban inservibles.

Pero la furgo de Wandar hace milagritos y poco después de las 9:00 enfilamos el Camino los Tanques por senderos completamente blancos. Las ruedas sonaban como si pisaras cucarachas. Primer reagrupamiento en la puerta de debajo de la Fuente San Pedro y que algunos aprovechamos para quitarnos ropita ya…es lo que tiene el solete y el patapúm parriba: que te hace entrar en calor echando virutas.


En “los Troncos” otros reagrupamiento y en el cruce de los Aleonardos otros más. Jose Mena aprovecha para papear algo ya de paso. Resoplando se le oye: “yo, follo una vuelta más y me ví pá casa”. Josua, por falta de tiempo sí que tiró pá casa. Subimos tranquis hasta el siguiente cruce de la ruta del día y volvemos a esperar al resto de los integrantes. Jose quiere darse la vuelta pero le convencemos de que “folle otra vuelta más” y así lo hace. Rodeamos la Camorca por la Majada del Cochino para ir a dar a la primera explanada de la subida a la Camorca.

Como lo que tocaba ahora era bajar y subir al mismo sitio, le comento a Jose que se espere ahí, que luego ya es bajar por el arrastradero, pero se viene con nosotros. Bajamos la Camorca por el lado jevi, hasta dar a la pista forestal, tiramos a mano izquierda hasta la parderita justo antes de la Fuente de la Reina y bajamos por una vereda estrecha y muy sinuosa entre pinos y el suelo helado y escarchado. La temperatura baja considerablemente. Justo hasta el camino que cruza en poco más de 1 km. Le seguimos a mano derecha hasta enlazar de nuevo con la pista forestal, hasta la praderita de nuevo. Donde toca subir la primera parte de la Camorca, con rampitas algo durillas, con hielo, raíces y piedra suelta para darle más emoción.

Al llegar al camino de la Divisoria de los Berciales: reagrupamiento, comer algo y retomar el aliento.

Falta Jose. Baja Wandar a buscarle y sube solo. “Sa pirao”, dice Wandar.
Bueno, pues toca abrigarse y patapúm pabajo!! Decir que este arrastradero es bastante más suave que el del post anterior Tan solo tiene un tramo de 100m de buen desnivel. El resto se baja muy bien.

Tras cruzar el Arroyo Nava las Horcas paramos para reagrupamiento del personal y olía a freno quemao cosa mala. Al llegar el último seguimos hasta dar con la pista que nos llevó hasta la Casa la Pesca (Puerto de Navacerrada) y subimos hasta la 1ª recurva para poder recorrer los llamados “tubos” enteros (2 km más arriba del Puente de la Cantina). Javi nos dijo adiós. Se fue por la carretera pá casita ya que tenía hora de vuelta.
Justo en uno de los tramos con piedra mojada y con musgo se me fue la rueda delantera y acabé en el suelo. Tuve suerte de no caer encima de la piedra si no en la jerba. Poca cosa. A seguir. En esta parte nos tocó diversión y barro a mogollón, bastante más que la última vez. La maquinaria seguía dejando los caminos de pena, teniendo que llevar la bici en vilo.

Pasamos por la Solana, Majarrompe, Pino Botillo, Cerrillo Cagalobos, Peñas Perdigueras, Peña de la Pescada y al llegar a Prederones Altos, seguimos el camino hacia arriba, siguiendo siempre cerca del Arroyo Peñalara hasta llegar al puente. Pasa uno más nombres que en el colegio, copón!! En uno de estos cerros el Gallu se piró a la francesa.
Rubén no iba bien ya. Andaba algo jodidillo y decidimos que al cruzar el arroyo nos iríamos pál Colle ya. Me dio por bajar a buscarle y menos mal que así lo hice porque partió la cadena y no llevaba de ná. Saqué el tronchacadenas y un enlace rápido y lo apañamos en un pis pás. Bueno, llevar llevaba guantes de látex pá no mancharse las manos de grasa. Bien que le vino.
Tras cruzar el arroyo Peñalara, bajamos hasta el CENEAM, vereda que rodea La Pradera de Nalahorno, gasolinera de La Granja pá darle un manguerazo a la bici y a por unas birras en el Colle, a las que tan solo nos quedamos Rubén, Wandar, Fonsi y er Jarri.

Otro día más y mijol.

TRACK EN WIKILOC

Powered by Wikiloc