Un Sexmero por Londres

IMG-20150926-WA0022

Cuando te planteas hacer algo así en la vida, sabes que será un gran paso, un escalón que deberás subir, o tal vez, bajar. Sea como sea el resultado, el objetivo está claro, vivir una gran experiencia en la vida.

Aunque el título de la entrada es “Un Sexmero en Londres”, os recuerdo que ya hay otra Sexmera, Super Sandra, vino unas semanas antes que yo a vivir esta misma experiencia, y es que los Sexmeros, somos muy valientes. No hemos coincidido las veces que nos gustaría, porque vivimos en diferentes barrios y el trabajo no nos permite disfrutar del tiempo libre que cualquier humano necesita, pero ya hemos coincidido algunas veces para tomar algo.

He dejado en mi Ciudad natal muchas cosas, algunas pendientes de hacer, otras pendientes de terminar y muchas en proceso de mejorar, son suficientes motivos para volver algún día.

Una de esas cosas que he dejado en proceso de mejorar, es este fantástico club deportivo que despierta mi ilusión cada día para seguir avanzando. Una familia que va creciendo poco a poco, donde nos reunimos habitualmente para disfrutar de unos hobbies en común, desarrollar un proyecto socio-cultural en Segovia, donde intentaremos difundir la historia de la Ciudad y Tierra de Segovia y donde intentaremos dar a conocer todos esos pueblos que han sido los pilares de nuestra querida Ciudad en épocas pasadas.

bo_cumpleHoy, 15 de Diciembre de 2015, o lo que es lo mismo…. 15/12/15, una fecha muy especial para mí y para aquellas personas que cumplen años, como nuestra actual secretaría del club Sexmeros, Maria Gil (Felicidades).

Fecha especial para mí, porque hemos alcanzado el primer objetivo de esta aventura, superar la barrera de los tres meses. El 15 de Septiembre de 2015, metimos en una maleta las cuatro cosas necesarias para embarcarnos en una experiencia, que desde mi punto de vista, debería ser obligatoria en la vida de toda persona. Al igual que el Erasmus de los estudiantes y la antigua “mili” en los jóvenes quintos, realizar este viaje a tierras inglesas está siendo una experiencia única.

LondresLondres, una ciudad con casi nueve millones de habitantes, capital de Inglaterra y Reino Unido, es considerada la mayor ciudad y área urbana más habitada de Europa, así como la capital cultural del mundo, un centro neurálgico del comercio, las artes, la tecnología, la educación, la moda, las finanzas, el turismo y sobre todo, la diversidad de culturas que aquí habitan.

Los días e incluso los meses antes del inicio de esta aventura, son días de nervios, de preparación del idioma, de preguntas sin respuesta, de despedidas con aquellos que más nos aprecian, días largos para dejar preparado todo en nuestra ausencia y sobre todo, días de reflexión en todo aquello que dejamos atrás y todo aquello que vendrá.

Estos viajes, hace años eran auténticas despedidas de todo aquello que te rodeaba, pero hoy día, gracias a las telecomunicaciones, las distancias, no son un impedimento para estar “cerca” de los tuyos. Fotos, videos, mensajes, siempre puedes recibir/enviar algo para estar “al día” y no perder esa cercanía con los tuyos.

La verdad es que gracias a las nuevas tecnologías y al blog de Ricardo “Diario de un londinense“, días antes de llegar a Londres, ya teníamos en casa una tarjeta SIM con un número Inglés para realizar llamadas y navegar por Internet nada más aterrizar en Gatwick. Además, a través de Internet también dejamos cerrado el alojamiento para los primeros 15 días en un lugar muy especial (Devon House) dirigido por un chico español y su mujer (Jaime y Llanos), encantadores ellos y siempre dispuestos a ayudar a los recién llegados. La estancia en su casa de Hammersmith durante los 15 días en los que estuvimos allí alojados, fue lo más parecido a estar en una residencia de estudiantes, con llegadas y salidas de nuevos inquilinos que venían a lo mismo que nosotros, hicimos buenas amistades. El día a día, preparando los papeles para adquirir el National Insurance Number (NIN), o lo que es lo mismo, la tarjeta de la Seguridad Social, imprescindible para poder trabajar en Inglaterra. También estuvimos con la operación de abrir una cuenta bancaria para tener tarjeta de crédito, cosa que últimamente no es tan fácil, ya que está llegando mucha gente de fuera y tienen el deber de controlar más todo esto, no existen comisiones de ningún tipo, no te cobran por la tarjeta de crédito y puedes extraer dinero de cualquier cajero sin comisión alguna. Algo que os resultará curioso, pero que para nosotros y para cualquier recién llegado es toda una odisea, conseguir un alquiler de vivienda digno.

En nuestro caso, después de mil llamadas, unas cuantas visitas y toparnos de frente contra la realidad de este tema aquí en Londres, terminamos por alojarnos en una casa compartida con otras seis personas pagando una auténtica burrada al mes. La vivienda se puede decir que está bien, además de estar a tan solo 15 minutos de Oxford Street y a 25 de “la City”, está bien comunicada por metro y por autobuses y la verdad, estamos muy contentos con los compañeros porque son personas muy simpáticas y la convivencia es fácil.

Una vez solucionado el tema de la vivienda, tres días antes de lo previsto, abandonamos el hostal, y nos mudamos a la casa compartida con nuestras escasas pertenencias. Los días siguientes, fueron largas jornadas de búsqueda de empleo, que gracias a las nuevas tecnologías, nos facilitaron mucho las cosas, y eso de tener que llevar en mano un curriculum, ya va siendo cosa de la historia, y más aquí que te cobran nada más y nada menos de 0,15 libras por una fotocopia (echa cuentas, unos 0,21 euros/copia)… A primeros de Octubre ya conseguimos encontrar trabajo en una agencia de restauración para eventos, ya que con el nivel de Inglés que traemos algunos españoles, no es suficiente para conseguir optar a ofertas de trabajo de nuestro sector. El idioma es una gran barrera para nosotros, pero la astucia y las ganas de superación, hacen que poco a poco vayamos consiguiendo mejores trabajos y nuevas oportunidades laborales.

Como premio a este gran esfuerzo de los tres primeros meses, la renovación del contrato de alquiler que teníamos por 3 meses, ahora pasa al siguiente objetivo, 6 meses.

Mientras tanto, en esta ciudad, seguimos aprendiendo cada día cosas nuevas, hemos aprendido a convivir con personas de diferentes continentes, diferentes culturas, diferentes pensamientos. También nos hemos ido acoplando a las “costumbres británicas” que realmente desconocemos, porque aquí es más difícil encontrar a un autóctono Inglés que a Wally en el Vicente Calderón.

La gastronomía, es un verdadero caos, y echamos mucho de menos la cocina española, en casi todas las cocinas, te encuentras a chefs que han venido de fuera, y mezclan la cocina tradicional con la cocina de su país, los platos son muy raros, muchos de ellos camuflados con especias que ni siquiera se pronunciar, para dar ese sabor que no han sabido sacar de la propia materia prima.  Materia prima, que sinceramente, prefiero mil veces la nuestra.

Algo que me gusta de esta ciudad, es el transporte público, que aunque sus precios son desorbitados, funciona a las mil maravillas. Cada día veo cientos o miles de personas circular con sus bicicletas por las calles, aunque este lloviendo o haga un frío del carajo, ahí les tienes con su bicicleta y vestidos de ciclistas de camino a trabajar o a hacer la compra. Cierto es que muchas de las calles tienen su carril bici, pero la cultura entre los vehículos a motor y los ciclistas es muy diferente a la española, aquí, los vehículos a motor, respetan a los ciclistas y les dan preferencia.

En resumen, el nivel adquisitivo en Londres es elevado, aunque los sueldos están equiparados a los precios de la vida, y no existe esa gran diferencia como en España ente los sueldos y el precio de la vida. Es una sociedad de consumo, y eso se nota en las calles, en los comercios y en general, en el nivel de vida que practican.

El trabajo, pues sinceramente se lo toman muy en serio, cumplen a “raja-tabla” los horarios de entrada/salida, hacen sus oportunos descansos (break), y son en general, buenos trabajadores, aunque siempre hay algún listo o donde también hemos observado que ciertas “razas” son más trabajadoras que otras. Los españoles estamos bien valorados y saben que somos buenos currantes.

Y que os puedo decir, de momento destacar que estamos conociendo lugares de Londres que como turista tiene que pagar para ver y que nosotros estamos conociendo gratis, además nos pagan por ir a trabajar a esos sitios donde se celebran los eventos.

Y por cierto, ayer mismo me fuí hasta Hyde Park para disfrutar de uno de los placeres de la vida (y no pienses mal), en todo Londres puedes encontrar bicicletas de alquiler, que para más información, las patrocina el Santander, si, como lo oyes. Así que alquile una bicicleta y me fuí a dar una vuelta por este gran parque, corazón vivo de Londres con una bici que pesa lo mismo que una moto. No está escrito en los Estatutos del CD. Sexmeros, pero estar más de tres meses sin tocar una bici, podría ser un buen motivo de expulsión, jejeje Aquí tenéis la prueba, aunque estamos a 12º, me quite la jacket y el jersey para mostrar las dos camisetas que más aprecio tengo entre mis pocas pertenencias en Londres.

Sexmeros_London Sexmeros_London1 Sexmeros_London2

Y nada más por hoy….. ya os iré contando más peripecias de esta aventura.

Un abrazo a todos.
Javi