Explorando Asturias. Capitulo 1: Braña Mumián.

Que no te engañen los kilómetros, amigo!!!

En Somiedo no hay nada fácil.

Hasta Pola de Somiedo nos fuimos Armando y yo a disfrutar y sufrir 4 días de la bici por los parajes tan cojonudos que hay por allí.

El lunes, apenas comimos y quedamos con Tino, que nos llevó a conocer Braña Mumián.
Gran fallo el nuestro comer lomo, chorizo y tortilla de patatas con unas buenas birras y en menos de una hora subirnos tan cojonudo risco.
Armando hasta casi echó la pota del esfuerzo.
Y es que no es pá menos.

Todo empezó en Pola de Somiedo, patapúm parriba por el asfalto (con porcentajes rondando el 9-10% de media), hasta el conocido desvío a la derecha (conocido cuando hicimos la rosca el 18 de Juilo de 2017).

El termómetro marcaba por encima de los 30ºC, la humedad, la pendiente, la vegetación, los mosquitos, el sudor cayendo a chorros por la frente y el terreno de este primer tramo me hizo pensar lo siguiente: me cagon mi puta vida, ya estamos aquí otra vez!!!!!

La verdad que ayudó un poco el que no está el suelo tan húmedo y resbaladizo como la última vez.
Así que a apretar y a subir. Armando, custodiado por Tino, tuvo que echar pie a tierra un par de veces. Llegamos a Coto y la cosa mejoró al tener un tramo de asfalto, pero pronto se acabó y vino el Rock’n’Roll: una pista de 16 zetas con un porcentaje medio del 14% de casi 3 interminables km.

En una de las recurvas oí a Tino llamar a voces a Armando, como no respondía, me asomé al barranco para verlos y me pegué el galletón. Suerte tuve en agarrar la Mamba, que ya veía que se me iba ladera abajo.

Pero a lo lejos respondió Armando y seguimos subiendo lentamente, entre riñonadas y chorros de sudor.
Tras una puerta de alambrada aun queda otro tramito bueno, pero al final llegas al alto y das un sonoro respiro.

Luego nos llevó Tino por un sendero algo trail, que él lo hacía sin problemas y Armando y yo a modo patinete, a modo sentados y a modo empujabike.
Hasta llegar a un peñasco donde admirar un valle acojonante.

Nos quería llevar por un sendero bastante técnico de bajada, pero le convencimos para volver por donde habíamos venido hasta Pola.
La bajada duró bastante menos que la subida, sobre todo para Tino.

Así que, al final nos tomamos unas birras para rehidratarnos un poco.

TRACK EN WIKILOC

Powered by Wikiloc